domingo, 3 de mayo de 2009

Amor en subasta

El silencio cayó grave
Sobre dos almas heridas
Que perdieron sus alas
En el batir de un nuevo día,
Cayó sobre nosotros el peso
De la promesa incumplida,
Que latente alzó el vuelo
Hacia el inicio de una nueva vida.
Pero fueron tantas las palabras
Que aquella noche no dijimos
Que no comprendo aún
Porque seguimos siendo pájaros heridos.
Quizás fuese el silencio
Lo que tanto daño nos causó
Y mejor hubiera sido decir
Lo que nos llevó a tal rencor.
Pero aquellas palabras que murieron
En el expirar de nuestras bocas,
Aquellas que nuestros corazones guardaron
Cual férreas y pétreas rocas,
Hoy las imprimen nuestras manos
En cartas que han de ser guardadas
En el rincón del olvido,
Bajo la llave del silencio
Que guarda en su nido
Aquél amor herido
Por tus gritos, por mis gemidos.
Por el llanto de la incomprensión
De un amor ya vendido,
Que el tiempo subastó
En la casa de Olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario