sábado, 18 de abril de 2009

Te escribo...

Te escribo desde mi ansiedad,
Desde un papel metálico
Que plastifica mi corazón
Y se ensaña con desprecio.
Te escribo desde la agonía
Del no saber dónde estás,
Desde la tristeza del silencio
Que ahoga mi despertar.
Ya sabes cuánto te diré,
No tengo secretos para ti,
Ya sabes del alma dolorida,
Del miedo, de mi mal vivir.
Pero no sabes del amor que siento,
No sabes del desprecio que sentí,
No sabes de la amistad cegadora,
Ni de la mano amiga que ayuda a seguir.
Te escribo palabras que nunca leerás,
Te escribo versos que no comprenderás.
Te escribo para el desahogo del alma,
Para avivar esta nueva esperanza.
Te escribo porque necesito hacerme creer
Que en algún momento conseguiré olvidar…
Olvidar, aliviar, ayudar, amar… ¡gritar!
Gritarle a la desesperanza
Que no me duele tu olvido
Sino mi descuido de no olvidar,
De recordar con cariño
Todos aquellos momentos vividos, malditos.
Te escribo desde el patetismo
De mi nueva existencia.
Te escribo desde el olvido
De aquellas poesías perdidas…
Pero sé que nunca leerás lo que escribo,
Sé que para ti, sólo son versos malditos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario